EL MICROCEMENTO – APLICANDO ALGO NUEVO A TU SUELO

Escrito por Tumicrocemento 16-02-2015 en Microcemento. Comentarios (0)

Con un grosor de tan sólo 1 o 2 milímetros, el microcemento es un recubrimiento cementicio que puede ser aplicado sobre suelos o muros. Este tipo de recubrimiento está también categorizado como una resistencia de gran absorción y gracias a su altísima capacidad de fijación el microcemento puede ser aplicado a casi cualquier tipo de superficie estable, incluyendo materiales cerámicos.

Estas propiedades también permiten al microcemento s aplicable sobre suelos cementicios ya existentes sin la necesidad de realizar una remoción de la superficie, salvando por tanto tiempo y dinero.

Al contrario de otro tipo de soluciones o variantes, el microcemento es completamente adaptable con una extremada variedad de colores, así como la posibilidad de crear cualquier tipo de patrón deseado.



Prácticamente cada trabajo realizado con microcemento es único, resaltando la calidad del material y la brillantez del color. Los recubrimientos de microcemento son verdaderamente únicos.

Así mismo, el microcemento puede ser a prueba de humedad en cualquier tipo de superficie, lo cual hace de este material especialmente relevante para cocinas, baños, duñas, o incluso recubrimientos en inodoros.

Reiterando sus ventajas es importante también resaltar el hecho que siendo solamente de 2 milímetros de grosor puede ser aplicado sin la necesidad de acortar las puertas de la estancia. Otra ventaja importante es que puede ser aplicado rápidamente y usado prácticamente al día siguiente a su aplicación.

Debido a su delgadez y su alta adherencia, el microcemento no se rompe por sí mismo bajo prácticamente ninguna circunstancia. Las únicas roturas posibles pueden aparecer solamente si la base es sujeta a algún tipo de movimiento en su base o una expansión significante.

Para terminar. El microcemento también puede ser aplicado sobre escaleras , no obstante es recomendable aplicar una esquina metálica la cual puede ser interna, incrustada en la base del mortero o externa usada como un elemento decorativo.